Comenzar a administrar las finanzas personales

En esta nota...

En general, los jóvenes que comienzan la universidad, al mismo tiempo empiezan a manejar sumas más importantes de dinero. En este artículo, algunas claves para empezar a registrar y administrar las finanzas personales. Leer más

Por:

Soy programador web y estudiante de Sistemas. Creé Mentes Liberadas para compartir consejos, recursos y herramientas para la escuela y la universidad. Vivo en Buenos Aires, Argentina.

Cuando uno es joven pero empieza a pasar los 20 años, automáticamente, se tenga o no independencia económica, se comienza a manejar el dinero de una forma más responsable. A la vez, la suma que uno tiene en el bolsillo o guardado en algún lado empieza a incrementarse.

No importa cuál es la fuente del ingreso. Puede provenir de los padres, quienes financian la educación de los hijos. También puede ser producto de cobrar alguna beca de estudios, o de algún empleo que se tenga, sea fijo o temporal.

De cualquier manera, el dinero comienza a acumularse para poder ahorrar y así empezar a gestar un patrimonio, que por más mínimo que sea al principio, irá creciendo con el tiempo y será el capital inicial que se tenga una vez que la carrera profesional haya comenzado.

Algo bueno que un joven estudiante puede ir haciendo es empezar a tener un registro sobre cuánto dinero tiene, cuánto entra y cuánto sale. No hace falta ser un experto en economía ni mucho menos. Tan solo es necesario saber sumar y restar para poder crear algún tipo de documento que vaya actualizándose con el paso del tiempo y que refleje el estado de las finanzas personales.

finanzas

Puede que algunos prefieran llevar este registro en papel y manuscrito, archivado en un cuaderno o carpeta. Otros, irán directo a las planillas de cálculo, donde las sumas y restas se pueden hacer de forma automática. También estarán los que buscan sistemas más sofisticados y estarán tras algún software de finanzas personales.

Algunas claves para tener en cuenta a la hora de llevar este registro.

  • Registrar el patrimonio de forma periódica. Una vez al mes, al menos, debería hacerse un recuento de la cantidad de dinero disponible.
  • Registrar entradas y salidas de dinero. Detallando en cada caso de dónde proviene el ingreso y en qué se gastó.
  • Registrar todo el patrimonio. El dinero no siempre está en efectivo. Puede estar en cuentas de banco, en deudas que se deben cobrar y objetos que se pueden llegar a vender. Un buen registro debería tener todo esto contemplado.
  • Diferenciar los gastos e ingresos. Si le dedican más tiempo a este documento, podrán empezar a separar los gastos por su tipo y hacer lo mismo con los ingresos. De esta forma, pueden llegar a planificar mejor para el futuro.
  • Guardar el registro en un lugar secreto. Si usan medios digitales, recuerden ponerle contraseña para que nadie más pueda abrirlo. Esta es información personal y es muy sensible.

En notas siguientes empezaremos a conocer algunos software específicos para llevar registro de las finanzas personales.




Soy programador web y estudiante de Sistemas. Creé Mentes Liberadas para compartir consejos, recursos y herramientas para la escuela y la universidad. Vivo en Buenos Aires, Argentina.

También puede interesarte

Deja un comentario