Coaching estudiantil

Publicado el 18/03/2013 · ,

coachingEl pasado domingo, se publicó en la revista del Diario La Nación una pequeña entrevista a unas psicopedagogas al respecto del tema del coaching estudiantil.

Para entender qué es el coaching estudiantil, primero habría que entender qué es el coaching en el ámbito empresarial. Se trata de técnicas y métodos para preparar, dirigir y mantener motivados a algunos empleados, con el objetivo de alcanzar una determinada meta en lo laboral. El coaching busca mejorar ciertas habilidades de las personas y consiste en un coach (o entrenador) que se encarga de guiar a los entrenados.

El crecimiento de este método en los últimos años ha sido muy grande. Tal es así que existen empresas dedicadas de forma exclusiva a brindar servicios de coaching a otras empresas.

El coaching estudiantil, sería algo similar, pero aplicado a estudiantes universitarios, especialmente para los que recién ingresan a la facultad. El coach sería capaz de ayudar a resolver distintas situaciones a los jóvenes. Enseñarles a organizarse, a establecer prioridades, a guiarlos para que aprendan a tomar decisiones y a mantenerlos motivados. También aportan en el plano netamente técnico, como por ejemplo enseñar a estudiar. Se podría decir que el objetivo del coach es potenciar al máximo la capacidad del estudiante.

Según el método descrito en la nota de La Nación, el coach visita a su alumno dos veces por semana durante poco más de una hora para ir viendo el progreso y asistirlo en aquellos problemas que esté teniendo en ese momento. Se diferencia de un profesor particular porque no tiene que entender necesariamente los temas que se estudian. Debe estar en un plano distinto, enfocado en la organización y la motivación.

Respecto a este tema, tengo pensamientos encontrados. Por un lado, creo que los estudiantes, especialmente los jóvenes, necesitan ayuda a la hora de ingresar a la universidad. El primer motivo y más fuerte de todos es que el nivel de estudio de la secundaria está muy por debajo del académico y a la vez, el ambiente y el sistema son distintos.

Las ayudas técnicas, como por ejemplo, aprender a hacer mapas mentales, incluir herramientas de organización como las listas de tareas pueden ser enseñadas y transmitidas. En gran parte, de eso se trata esta web.

Pero con respecto a la motivación, si no parte de uno mismo, muy poco se puede alcanzar. Una motivación generada por un tercero es una motivación fingida, falsa y carente de espíritu. No es el fuego sagrado que te lleva adelante a lo largo de muchos años de luchar por un objetivo.

Si la tarea del coach es encender ese fuego, entonces bienvenido sea. Pero si no, lo que hará será dar un empujón anímico útil únicamente en el corto plazo.


Por: Alejandro De Luca

Soy un estudiante de Sistemas de la Universidad de Buenos Aires. Creé Mentes Liberadas para compartir consejos, recursos y herramientas para la escuela y la universidad.

También puede interesarte:

Comentar este artículo

*