9 tips para tu primer día de trabajo

En esta nota...

Conseguiste tu primer empleo y llega tu primer día. Hay ansiedad, dudas y algo de miedo. Tranquilo, si sigues los tips de este artículo nada malo podrá pasar Leer más

Por:

Soy programador web y estudiante de Sistemas. Creé Mentes Liberadas para compartir consejos, recursos y herramientas para la escuela y la universidad. Vivo en Buenos Aires, Argentina.

Y finalmente lo has conseguido. Has pasado las distintas entrevistas y eres parte de una empresa. Llega tu primer día de trabajo, no querrías echarlo todo a perder ¿No es así? Hoy vas a conocer 9 tips para tu primer día de trabajo en tu primer trabajo, tips que pueden servir también para tus futuros primeros días de trabajo en otros lugares.

Ser puntual

En la última entrevista o en algún contacto posterior tienen que haberte informado los horarios de trabajo. Es sumamente importante cumplir con el horario de entrada le primer día. Al igual que con la entrevista de trabajo, proyecta muchas características nuestras. En caso de tener un problema que obligue a llegar más tarde, hay que avisar por correo electrónico, mensajería instantánea o por teléfono.

De todas formas, lo mejor que se puede hacer en un primer día de trabajo es salir con tiempo de casa o desde donde vayamos para no tener contratiempos.

Presentarse

La gente no te conoce. Saben que hay un nuevo compañero o compañera de trabajo y tienen alguna idea de cuál es tu función allí, pero no saben nada de ti como persona. Como en cualquier otro contexto social, presentarse es una buena idea. Basta con un “Hola, mi nombre es Alejandro”.

En algunos empleos, cuando entra alguien nuevo, alguna persona, generalmente del departamento de Recursos Humanos, lo lleva a recorrer todo el lugar presentándolo con todo el mundo. Si esto no ocurre, no es problema. Puedes presentarte tú mismo, aunque no es necesario recorrer cada puesto de trabajo para ello. Pero en la medida en que te vayas cruzando con las distintas personas, esa es una buena oportunidad para conocer los nombres de tus compañeros que te rodean y para que conozcan el tuyo. Por ahora, con eso bastará.

Pregunta dónde está el baño

Sí, es lo primero y más importante que vas a tener que saber. Como comenté antes, generalmente cuando uno llega a un trabajo, alguien se encarga de hacerle un tour por las instalaciones para que puedan tener a disposición todos los elementos necesarios y los servicios. Pero en algunos lugares esto no ocurre.

Obviamente vas a terminar identificando el lugar donde queda el baño, pero puede ocurrir que en algunas empresas, especialmente las más grandes, hay baños para gerentes, jefes y ejecutivos y otro diferente para el resto de los empleados. No metas la pata, pregunta dónde está el baño en tu primera hora de tu primer día de trabajo.

Averigua los horarios

En este ítem me refiero a la mecánica de trabajo. Se supone que los horarios de entrada y salida ya los sabes de las entrevistas que has tenido anteriormente, antes de que te confirmen el puesto. De todas formas, en muchos empleos hay horarios oficiales y horarios extra oficiales. Esto quiere decir que vas a ver que quizás el horario de ingreso es a las 9 AM, pero que todos llegan alrededor de las 9:30 AM. O que el horario de salida son las 18:00 PM, pero hasta las 18:20 PM nadie se mueve de su lugar.

Mi recomendación es que los primeros días te apegues al horario oficial. Con el tiempo formarás parte del grupo y compartirás su dinámica.

Los horarios de almuerzo son también importantes de averiguar. Hay que saber también cómo los organizan. ¿Comen todos juntos a la misma hora? ¿Se turnan? Eso es algo que se puede preguntar el primer día. No hay que ser ansioso y preguntarlo al llegar, se pueden ir evacuando estas dudas a medida que transcurre el día.

No hablar de más

Igual que en la entrevista de trabajo, hay temas que son delicados. Política y religión a la cabeza. Incluso en países como Argentina, el fútbol puede generar controversia. Es mejor hablar poco el primer día y escuchar. En caso de hablar, hay temas polémicos que es mejor no tocar, al menos por ahora, hasta que conozcamos mejor el contexto en el que estás. Como también la susceptibilidad respecto al tópico de los compañeros de trabajo.

consejos primer día de trabajo

Hay que tener particular cuidado aquí puesto que es fácil saber qué temas pueden resultar polémicos en cualquier ámbito, pero en el contexto del trabajo, quizás alguno que te parezca inocente, puede resultar sensible sin que lo sepas.

Concentrarse en el trabajo

Si eres joven y recién es tu primer empleo, en el primer día de trabajo es muy probable que te enseñen a hacer gran parte del trabajo que vas a realizar los próximos meses. Luego te irán asignando nuevas tareas. Así que es una buena idea poner la mente en qué es lo que hay que hacer. Tomar apuntes para no olvidar detalles puede ser clave.

Recomiendo anotar todas las cuentas y contraseñas que nos vayan generando. Es normal que cuando entras a un nuevo empleo, te generen una cuenta de correo de la empresa. También es probable que te generen un junto de otras cuentas de otros servicios vinculados. Todas esas credenciales hay que guardarlas en algún lugar seguro.

Tratar a todos con educación y respeto

Es lógico que siempre, en cualquier ámbito social, debemos tratar a todo el mundo de manera cortés y con respeto. Pero en el primer día de trabajo hay que poner énfasis aquí. Especialmente para el trato con jefes, gerentes, ejecutivos y los propios dueños del lugar donde trabajamos. También con gente mayor que esté trabajando allí.

Es muy común para los integrantes de la Generación Y, también llamados millennials (nacidos entre 1980 y 1995 aproximadamente) tratar a todo el mundo de “tú”. Hay que tener cuidado con esto cuando se trabaja con gente de generaciones anteriores, especialmente los Baby Boomers (nacidos entre 1946 y 1964). Ellos están acostumbrados a otro trato. Les recomiendo el artículo sobre el libro Millennials en la oficina.

Con el tiempo irán viendo cuál es el trato con el que se manejan en el lugar de trabajo. Lo importante es que no desentonar el primer día para que nadie se ofenda.

Guardar el teléfono celular

Este es un ítem muy importante a tener en cuenta. Los jóvenes tienen una dependencia muy grande del teléfono celular. Lo están consultando a cada rato, respondiendo mensajes, chateando y usando las redes sociales. Los empleados que están todo el tiempo con el celular en la mano no están bien vistos. Incluso en estos días donde las nuevas tecnologías ya ha invadido a las empresas.

El consejo aquí es apagar el teléfono y guardarlo, o al menos guardarlo y consultarlo una o dos veces al día.  ¡Tranquilo! Es sólo por el primer día, o los primeros. Con el tiempo irás viendo cómo se manejan tus compañeros con los celulares y sabrás en qué medida podrás usarlo.

Saludar al despedirse

Cuando la jornada de trabajo llega a su fin, una buena costumbre es saludar al resto de los compañeros. No es la idea ir puesto de trabajo por puesto de trabajo dándole un abrazo de despedida a cada uno. Con un “Hasta luego” o un “Nos vemos mañana” o incluso un “Chau a todos” general alcanza.

Quizás sea buena idea saludar de forma más personalizada a los compañeros que estuvieron cerca durante el día. ¡Pero cuidado! ¡Guarda la distancia! No entables contacto físico, salvo que ellos lo inicien primero.


Y eso será todo por el primer día. El segundo ya será diferente, mucho menos raro. Estos mismos consejos pueden seguirse durante unos días más. Luego, ya sabrás como manejarte en tu trabajo y estarás insertado en el mercado laboral.




Soy programador web y estudiante de Sistemas. Creé Mentes Liberadas para compartir consejos, recursos y herramientas para la escuela y la universidad. Vivo en Buenos Aires, Argentina.

También puede interesarte

Deja un comentario