Programación como salida laboral. 10 preguntas y 10 respuestas

En esta nota...

¿Pensaron alguna vez en convertirse en programadores? Si es así, en este artículo, les responderé 10 preguntas puntuales sobre el mundo de los programadores. Leer más

Por:

Soy programador web y estudiante de Sistemas. Creé Mentes Liberadas para compartir consejos, recursos y herramientas para la escuela y la universidad. Vivo en Buenos Aires, Argentina.

La noticia, que en realidad a esta altura ya no es noticia, repercutió una vez más en los medios de Argentina: hacen falta más programadores. Las empresas de informática no logran cubrir las vacantes necesarias y hay miles de puestos de trabajo al año que podrían llenarse con desarrolladores (otra forma de llamar a los programadores) de todo tipo.

Un programador se encarga de escribir código de programación, que es lo que las computadoras entienden, para decirles qué es lo que tienen que hacer. Trabaja gran parte del tiempo sentado frente a una computadora (u ordenador, para quienes nos leen de España). Es un trabajo que si bien se puede hacer de forma individual, en general siempre se hace en colaboración de un equipo.

Como soy programador y, en parte formador de programadores, y además he trabajado en empresas de tecnología, voy a dedicar algo de tiempo a este tema que me parece tan importante. He tocado el tema de la programación antes, por ejemplo en el artículo sobre enseñar a programar a los más chicos.

Pero en esta ocasión me quiero detener en la parte más práctica de aprender a programar: la salida laboral. Para hacerlo fácil y contundente y como sé que hay muchas dudas al respecto, voy a optar por un formato de preguntas y respuestas. De modo que pueden ir saltando a la pregunta que quieran sin tener que leer todo si no quieren.

Comencemos.

1. ¿Es verdad que faltan programadores en el mercado laboral?

La respuesta a esta pregunta es un rotundo sí. La carencia de programadores y perfiles técnicos informáticos en general es alarmante.

Y esto trae aparejados inconvenientes en las empresas. En los últimos tiempos en los que trabajé en una de estas compañías padecí dos de los problemas que esto provoca.

Por un lado, la falta misma de programadores, esto significa que hay mucho trabajo para hacer, con tiempos de entrega fijos y poca gente entre la cual repartir las tareas. Por otro lado, al haber tan pocos programadores disponibles en el mercado, estos se vuelven muy valiosos, lo que hace que las empresas compitan por ellos, ofreciendo mejores salarios y mejores condiciones de trabajo. Lo que lleva a que haya un alto nivel de rotación. Es decir, los programadores saltan continuamente de una empresa a otra, si le van ofreciendo algo mejor.

programador

Que el programador salte de empresa en empresa es muy lindo para el programador que progresa, pero nada bueno para la empresa que abandona. Esa empresa queda con un puesto vacante que deberá llenar de alguna forma.

A los puestos de programadores que abandonan se suman otros puestos que deben cubrirse de todas formas, sólo que no hay programadores para contratar. En muchos casos faltan desarrolladores especialistas en algunas tecnologías en particular.

2. ¿Cómo hago para convertirme en programador?

Hace un tiempo escribí un artículo sobre cómo convertirse en programador. Les recomiendo que lo lean, pero de todas maneras resumo lo más importante aquí.

Para aprender a programar las opciones son: aprender en la universidad, hacer cursos de programación, estudiar por cuenta propia y trabajar como programador. También podríamos incluir ser voluntario o programar en un proyecto libre de código abierto. Ninguna de estas opciones es excluyente. Más bien se puede aprender a programar con un cóctel de todo lo anterior.

Lo cierto es que la única forma eficientemente comprobada que he descubierto de aprender a programar es: programando y leyendo el código escrito por otros programadores más experimentados.

¿Cómo programo si no sé programar? Se empieza con un curso online de forma autodidacta o con un curso presencial en algún instituto y luego se sigue con otra cosa. Se empieza a programar como salga y con el tiempo se programa más hasta lograr mejorar. Luego es cuestión de seguir programando y seguir perfeccionándose. Con el tiempo se pueden ir incorporando fundamentos básicos, muchos de los cuales se enseñan en la universidad.

3. ¿Es necesario saber mucha matemática para ser programador?

No. No es necesario ser un genio matemático. La programación se trata más de lógica que de otra cosa. La mayoría de los programas no requieren conocimientos avanzados de matemática. Algunos sí. Pongamos algunos ejemplos para ser más claros. Un sistema de administración de una biblioteca no requiere saber casi nada de matemática. Ahora, un videojuego que tenga un motor de física incluido sí va a requerir un nivel avanzado, y será más avanzado si el juego es en tres dimensiones (requerirá saber Cálculo Diferencial e Integral Multivariable, es decir un nivel avanzado de Análisis Matemático).

Pero hay que tener en cuenta que la matemática es una herramienta muy valiosa, no solo para la programación. Así que quien sepa matemática tendrá un panorama más amplio. Estará mejor preparado para lograr comprender mejor ciertas abstracciones. Podríamos decir que va a contar con ventaja sobre el resto.

4. ¿Cuántas tecnologías hay? ¿Se pueden aprender todas?

Los programadores nos clasificamos dentro de un abanico bastante grande de tecnologías. Por ejemplo, yo soy programador web, desarrollo sistemas que se basan en tecnologías web, es decir, que se ejecutan parte en un servidor y parte en un navegador. Pero hay otros tipos de programadores también. Hoy en día son muy requeridos los programadores mobile, es decir, lo que se dedican a hacer aplicaciones móviles para celulares. Existen también programadores de aplicaciones de escritorio, programadores de bajo nivel (software más cercano a la computadora que al usuario, pero que es imprescindible para que todo funcione), y hasta al día de hoy se necesitan incluso desarrolladores de antiguos lenguajes de programación, especialmente para sistemas bancarios.

Es decir que hay una gran gama de tecnologías y no todas se circunscriben a aplicaciones para usuarios. Si, por ejemplo, les gusta la robótica, pueden aprender a programar Arduinos, PLC o microcontroladores.

Y no, no se pueden aprender todas las tecnologías, porque no daría el tiempo para hacerlo. Generalmente un programador entiende o tiene una idea de todo en general, pero se especializa en algo en particular. Créanme que el abanico de tecnologías es enorme.

Además de la tecnología, en parte hay que considerar también otra dimensión que es el sector donde desempeñarse. Como hoy en día todo requiere sistemas, uno se puede dedicar al área que más prefiera. A algunos les llamará la atención el sector financiero, a otros alguna aplicación científica. Otros optarán por programas que computen estadísticas deportivas, o por qué no, crear software para el sector agropecuario.

codigo-programacion

5. Si aprendo a programar ¿Seguro obtengo un empleo?

La pregunta que muchos jóvenes (y otros no tanto) se deben estar haciendo es: ¿Es tan sencillo esto de conseguir trabajo como programador? Si aprendo a programar ¿Tengo trabajo asegurado? La respuesta es: depende qué tan bien programen. Las empresas, especialmente las grandes, no toman a cualquiera y algunas tienen rigurosos mecanismos de selección de personal.

Es necesario tener algo de experiencia programando antes de ir a una entrevista en una empresa de desarrollo de software. Generalmente, en la parte técnica del proceso de selección de personal se habla con un programador experimentado que puede hacer preguntas para ver qué tan metido en el mundo del desarrollo está el postulante. A veces se pide el código de algún proyecto que se haya hecho. Un proyecto puede ser cualquier cosa que se haya construido para aprender, no tiene por qué ser un trabajo.

En algunos casos se hacen preguntas puntuales o se exige hacer algún tipo de ejercicio para ver qué tan preparado está el postulante. Si bien no concuerdo con esa metodología de selección, es una realidad que existe.

6. ¿Podría trabajar por mi cuenta como programador?

Sí, podrías ser un programador freelance. Pero este tipo de independencia generalmente la pueden ostentar mejor los programadores más experimentados. Son quienes trabajan de forma autónoma y se suman a proyectos que van eligiendo, o hacen intervenciones puntuales si son requeridos por algún cliente o por una empresa de informática.

Pero no es la única forma de trabajar por cuenta propia. Hoy en día es muy fácil crear un sitio web o una aplicación mobile e intentar monetizarla, es decir, obtener ingresos a través de la misma. Para lograr ganar dinero de esta forma se necesita tener una buena idea y, seguramente algo de fortuna. A veces no se necesita una aplicación muy complicada de programar, sino algo innovador que no se haya creado hasta el momento, o simplemente algo que se viralice.

7. ¿Influye la edad para conseguir un puesto de programador?

Lamentablemente sí. Las empresas de software prefieren candidatos jóvenes, entre 18 y 23 años para cubrir puestos de programadores junior, que es el rango por así decir que tienen los programadores cuando recién comienzan.

Pero a no desanimarse los que pasen esas edades. ¿Por qué? Porque la carencia de programadores en este momento hace que las empresas prefieran a los más jóvenes pero tengan en cuenta a casi cualquiera que pueda escribir código. Así que todavía se está a tiempo de aprender a programar y conseguir empleo.

8. ¿Cuáles son los distintos niveles de un programador dentro de una empresa?

Los programadores que ingresan a una empresa de software y nunca trabajaron como programadores antes, entran en la categoría de juniors. Este es el rango más bajo dentro de la categorización que se hace de los programadores. Generalmente los programadores junior son los que tienen mucho que aprender todavía y requieren supervisión. A nivel salario son los que menos perciben. El tiempo que lleva dejar de ser junior depende de cada programador. Algunos pasan rápido esa etapa. A otros les lleva más tiempo. Y hay algunos que nunca la superan.

junior programmer

El siguiente nivel es el programador semi-senior, que tiene mucha más autonomía que el Junior. Comete menos errores y tiene aceitado el mecanismo de trabajo diario.

Por úlitmo, el programador senior que es el experto que no sólo programa sino que puede guiar a otros programadores. Comete pocos errores, escribe código limpio y eficiente, toma decisiones de diseño a nivel informático y asume responsabilidades diversas.

Hay que tener en cuenta que estos niveles son a veces muy difíciles de diferenciar y que dependen de la tecnología. Un programador puede ser senior en una tecnología y no en otra. Aunque generalmente este rango está más asociado a la experiencia que a la capacidad técnica en un lenguaje específico.

9. ¿Es necesario saber inglés para conseguir un empleo de programador?

No es obligatorio en algunos casos, pero lo más probable es que si te toman como programador y no sabés inglés, te pongan inmediatamente a estudiarlo.

Hoy en día no saber inglés a la hora de programar es una desventaja enorme. Los programadores nos valemos mucho de blogs técnicos y de sitios como Stack Overflow que son bases de conocimiento fundamentales donde se recopilan problemas y sus soluciones. Toda esta información está en inglés.  Además, la documentación técnica oficial de las tecnologías suele estar siempre en este idioma.

Poder comprender textos en inglés es fundamental para poder programar. Eso sería lo mínimo e indispensable que un programador debería saber.

10. ¿Es cierto que los ambientes de trabajo son relajados y los horarios flexibles?

Depende la empresa, pero en general sí.

Por empezar, las empresas de informática mantienen un código de vestimenta informal. Esto quiere decir que se puede ir a trabajar en jeans y remera, o incluso en pantalones cortos. De nuevo, depende la empresa.

Respecto de los horarios, los programadores más que cumplir horarios, cumplen plazos y entregas. Además, cada tanto puede haber un problema que hay que solucionar y ese tipo de crisis no suelen tener horario. Esto significa que hay veces en las que deberán pasar su horario de trabajo. No se da todos los días, pero a veces ocurre. Esto hace que las empresas sean flexibles con los horarios en tanto y en cuanto se cumplan los plazos de entrega.

Las empresas más modernas suelen otorgar también días de home office, es decir días en los que se trabaja desde la casa. Eso significa cumplir el horario de trabajo, estar disponible vía Skype, Slack, Hangouts, Telegram, WhatsApp o la tecnología que se use para comunicarse. Se trabaja igual, pero desde la casa de uno. Para muchos esta es una ventaja muy importante a la hora de elegir dónde trabajar.

La era de los cubículos parece haber llegado a su fin. Hoy en día las oficinas suelen ser abiertas, las posiciones de los empleados pueden cambiar de acuerdo al proyecto en que se trabaje. Puede haber pizarras y paneles de todo tipo. Suele haber música de fondo aunque es probable que cada programador tenga un headset propio para poder concentrarse de la forma que prefiera escuchando la música que quiera.

A todo esto se le suman ciertas comodidades para que el programador se sienta cómodo en su lugar de trabajo: café, galletitas, gaseosas y golosinas. Algunas empresas ofrecen beneficios en gimnasios, restaurantes, cines y bares.

Pero todo esto último son pequeñas tentaciones para atraer candidatos. No hay que dejarse seducir por cosas que se consiguen en un kiosko.

Resumiendo

Espero haber orientado a quienes estén pensando en comenzar una carrera profesional como programadores. Sinceramente tenía en mente responder sólo 10 preguntas pero en el camino se me ocurrieron otras 30 más. Como por ejemplo hablar sobre los salarios que varían según la tecnología, el problema de la permanente actualización, el vínculo con las carreras universitarias y otras tantas más.

Si les interesó el artículo y tienen otras preguntas, déjenlas en los comentarios y las recopilaré para hacer una nueva entrega de este estilo.

Hasta la próxima.




Soy programador web y estudiante de Sistemas. Creé Mentes Liberadas para compartir consejos, recursos y herramientas para la escuela y la universidad. Vivo en Buenos Aires, Argentina.

También puede interesarte

2 comentarios en “Programación como salida laboral. 10 preguntas y 10 respuestas

  1. Tengo 31 años y hace un año estudio desarrollo web. Me planteo muchas veces si estoy grande para ejercer la profesión. Soy Lic. en Publicidad y lo veo como una formación complementaria a la que ya tengo, bueno al principio lo vi así, pero a medida que avanzo en la carrera me engancho más. No se si las empresas busquen algo que se adapte a mi perfil programador/publicitario, pero tampoco me importaría dar un giro y dedicarme 100% a la programación dura y pura.

    Me gustaría leer alguna opinión al respecto.

    Saludos.

    1. Hola Nicolás
      Hoy justamente estaba hablando con una amiga que es Licenciada en Ciencias de la Comunicación y que se dedica a la parte de marketing y publicidad. En su trabajo la están capacitando en SQL para poder medir y obtener métricas de distintas fuentes. Estoy seguro que el perfil que tenés puede ser de utilidad en más de una empresa. Si sabés de marketing y desarrollo web podés ser el nexo entre el área de desarrollo y el de comercialización, que suelen llevarse no muy bien a veces.
      Es cuestión de seguir capacitándose, mantenerse actualizado y encontrar un segmento donde puedas aprovechar tu potencial al máximo.
      Espero te vaya bien.
      Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles

*