De todo se aprende

En esta nota...

Un recordatorio y un poco de ánimo para todos aquellos que sientan que tomaron decisiones erradas en la vida y que crean que han perdido mucho tiempo Leer más

Por:

Soy programador web y estudiante de Sistemas. Creé Mentes Liberadas para compartir consejos, recursos y herramientas para la escuela y la universidad. Vivo en Buenos Aires, Argentina.

¿Escucharon alguna vez la frase hecha “De todo se aprende”? Este artículo los va a convencer de la importancia que tiene.

Trabajos insoportables, carreras que se empiezan y se abandonan porque resultan ser una desilusión. Años “perdidos” en estudios y actividades que no eran en realidad lo que uno quería. Llegan muchos comentarios a Mentes Liberadas sobre haberse equivocado con alguna elección académica o profesional. Quienes escriben creen haber desperdiciado años de vida, que se podrían haber empleado de otra forma más provechosa.  Esta pequeña entrada tiene un único objetivo: recordarles que de todo se aprende y que no hay tiempo perdido, siempre y cuando uno aprenda la lección.

Si leyeron el artículo Levantarse tras un fracaso en los estudios y aún no se terminan de convencer, nuevamente aquí estamos para explicarlo. Equivocarse es parte del proceso de aprendizaje en la universidad, en el trabajo y en la vida.

Decisiones equivocadas

“Si hubiera hecho esto otro, en vez de aquello” parece ser la constante preocupación de muchos. Lo primero que les puedo decir es que no pueden saber qué hubiera pasado si hubieran hecho una cosa en lugar de otra. No hay que olvidar el contexto de por qué obramos como obramos en el pasado. Quizás no teníamos posibilidades.  Quizás nos faltaba dinero, tiempo o simplemente no teníamos las cosas tan claras como ahora.

Don’t look back, we’re not going that way (No mires hacia atrás, no vamos en esa dirección)

En segundo lugar, no tiene sentido pensar en ello puesto que esa decisión quedó en el pasado. El pasado no lo podemos controlar, sólo el presente para poder construir el futuro. Así que estar dando vueltas en nuestras cabezas por algo que hicimos mal o no hicimos en el pasado sólo va a lograr que perdamos el tiempo de nuestro presente y que sigamos perjudicando nuestro futuro.

Comparaciones odiosas

Tampoco tenemos que vivir comparándonos con el resto. “Si hubiera seguido con ese grupo de amigos que arrancaron la carrera, hoy sería doctor, igual que ellos”. Cada uno hace su vida como puede y como quiere. Decidir el propio camino es algo también muy valioso. Para ello, muchas veces es necesario romper las reglas establecidas y hay que tener coraje para hacerlo. Claro que luego hay que hacerse cargo de las decisiones tomadas y no echarle la culpa a nadie.

de todo se aprende

Todos cometemos errores en la vida y tomamos decisiones equivocadas todo el tiempo. Es cierto, algunas tienen mucho peso. Pero si de esas equivocaciones obtenemos una lección valiosa y que sirva para no repetir el error, entonces habrá valido la pena. Lo que hayan hecho otros durante ese tiempo no tiene que interesarnos.

De todo se aprende

Uno a veces no lo ve cuando le ocurre pero con el tiempo se termina dando cuenta. Por ejemplo, trabajar como mesero o mesera puede ser algo molesto al principio para alguien que estudia arquitectura. Pero además de ganar dinero con ese trabajo, se puede aprender a tener contacto con las personas y a llegar todos los días a una hora determinada. Como así también a entender que en cualquier trabajo se forma parte de una jerarquía.

En el caso de haber elegido una carrera que a fin de cuentas se termina abandonando puede igual haber servido para enriqucerse intelectualmente. También para aprender a estudiar. O incluso para probarse a uno mismo. A hacer compañeros y a trabajar en equipo.  También para aprender que a veces ciertos temas parecen interesantes, pero que en el fondo pueden ser aburridos y tediosos.

De nuevo, no importa la decisión incorrecta que creamos haber tomado. Ese camino trazado nos ha dejado muchas experiencias y lecciones aprendidas. Es nuestro camino y nos ha llevado adonde estamos ahora. Si no nos gusta el lugar donde nos ha dejado, tenemos la posibilidad de aprovechar el presente para que en un tiempo, en el futuro, estemos donde queramos, dentro de nuestras posibilidades.

Las herramientas para llegar a ese lugar las tenemos: son todas esas lecciones aprendidas. Cada error cometido en el pasado puede ser transformado en un peldaño para ascender hacia donde realmente creemos que tenemos que estar.

Así que no lo olvidemos: de todo se aprende.




Soy programador web y estudiante de Sistemas. Creé Mentes Liberadas para compartir consejos, recursos y herramientas para la escuela y la universidad. Vivo en Buenos Aires, Argentina.

También puede interesarte

2 comentarios en “De todo se aprende

  1. Hola, me gustaron tus consejos, yo, tengo una mala tendencia a hacerme problema por todo en vez de buscar una solución.
    Actualmente estoy estudiando para ser técnico en electrónica. Desde 2° año decidí estudiar esta carrera porque me interesaba lo relacionado a reparar, usar instrumentos, hacer informes, entre otras cosas relacionadas.
    Ahora que estoy en 4to, a dos años de terminar me doy cuenta de que me cuesta más captar conceptos que mis demás compañeros entienden fácilmente, algunos conceptos fundamentales no los sé, tengo una sensación de que no voy a poder trabajar a causa de que lo que no entienda me va a perjudicar en un futuro, las materias que están directamente relacionadas con el oficio me va mal y pierdo interés, quiero cambiarme de escuela para estudiar algo relacionado con computación pero primero debería terminar el año, la solución la tendré que buscar luego en las vacaciones.
    También cabe destacar que para matemática soy malo, no me acuerdo cosas básicas y para una ingeniería es importante tener una buena base en matemáticas

    1. Hola Iván
      Es bueno que hayas detectado esto porque puede servirte de brújula y guiarte hacia lo que realmente te gusta. Estás en un momento complicado para cambiarte, pero si pudieras hacer el esfuerzo de terminar la carrera sería lo mejor. Con una base en electrónica vas a tener algunas ventajas estudiando computación después, eso te lo digo por experiencia. Respecto a la matemática, es importante tener una base sólida para ingeniería. Lo que deberías diferenciar es si no te gustan o si te cuestan. Si es lo primero, entonces podría ser que realmente estés en el área de especialización profesional equivocada. Piensa al respecto.
      Espero te vaya bien.
      ¡Saludos!

Deja un comentario